El Tarot, un camino hacia el Inconsciente

Si observamos en los rasgos generales de nuestras vidas vamos a poder darnos cuenta que nuestras acciones se encuentran gobernadas por el plano conciente de la mente, observamos, aprendemos y elegimos, siempre actuando de la manera más segura pues el conciente nos marca eso que puede hacernos daño.

Y esto no esta para nada mal, es un sistema de defensa que tenemos instalado en la propia naturaleza de nuestras vidas, sin embargo está comprobado también por la ciencia que tenemos un Inconciente, una parte de la mente que aparece oculta pero que se encuentra interactuando constantemente en nuestras vidas.

Por más que no les prestemos mucha atención esta parte de nuestra mente incide de forma profunda en nuestros actos, de seguro todos alguna vez previnieron algo, o la famosa frase " yo te lo dije ", esto proviene de el inconciente, las intuiciones, ese olfato que a veces huele mal, lo cierto es que muchos estudiosos de la ciencia han visto al inconciente como la fuente principal de los deseo e impulsos más inaceptables.

Es muy probable que la gran mayoría de nosotros nunca podamos ver el verdadero poder o alcance total del inconciente, sin embargo hay herramientas que permiten interactuar y explorar  este terreno tan maravilloso de nuestras vidas. Son diversas las técnicas en la sociedad en donde se experimenta con el inconciente, psicoterapia, interpretación de los sueños, meditación, etc, el Tarot es otro de los instrumentos que apunta a lo mismo, a interactuar y trabajar con lo profundo de la mente y espíritu.

Si observamos cualquier imagen de los Arcanos Menores se puede apreciar una breve historia, un pequeño relato, y es así que sucede con los pensamientos y deseos ocultos, se escriben relatos. Incluso una misma imagen puede dar pie a diferentes interpretaciones y esto es lo fascinante del tarot, que en cada una de las cartas se esconde una historia única al igual que lo es cada una de las vidas de las personas.

La cuestión es que de todas las posibles historias que se pueden elegir siempre hay una que predomina y esto ¿por qué es?, porque la mente humana proyecta información que proviene desde el inconciente sobre todos los objetos del entorno.

La adivinación en la humanidad no es una posibilidad, es un hecho, un hecho que proviene de la propia naturaleza del ser, una realidad que esta programada por nuestras posibilidades, solo hay que animarse a creer y trabajar con ellas, porque de nada sirve creer sino se pone en práctica las cosas, para ello es necesario estudiar, aprender, practicar y errar, la perfección no es más que un camino de puesta en práctica los conocimientos y en el Tarot funciona de la misma manera.

Texto elaborado por Begoña

Si quieres saber más llámame al teléfono 806 430 754 o con tarjeta de crédito al 910 801 282