Interpretación correcta de los gestos de las Cartas

Si observamos con detenimiento en la figura de las cartas vamos a poder encontrar que hay ciertos gestos, y estos no se encuentran por casualidad en ellas, es fundamental para todo futuro tarotista el poder tener bien claro estas gestualizaciones, para ello debemos de repasar los significados gráficos de la edad media, momento en el que se creó el Mazo de Tarot.

Los hombres medievales no hacían gestos en vano, siempre representaban gráficamente las cosas por aspectos particulares, esto siempre servía para beneficiar o perjudicar a una segunda persona, y al momento de hacer esta acción tienen bien claro que están bajo observación, ya sea por un Dios, por un ángel o por un Demonio.

En la única carta que no sucede esta realidad y que los gestos parecieran que están sin sentido es con el Arcano Mayor de El Loco porque sus gestos no están creados para sí mismo. Si observamos en la tradición del hombre podemos ver que el gesto es una verdadera expresión del alma, una representación de los sentimientos, de los niveles morales de la mente, sin dudas es un claro movimiento especial de la personalidad.

Estos gestos siempre aparecen con significados particulares, si observamos en la propia cultura de la edad media vamos a ver que los gestos estaban directamente asociados con la inestabilidad, con todos los aspectos transitorios, una realidad que se ve bien representada en el Arcano Mayor de la Rueda de la Fortuna.

Dentro de la gestualidad propia de las cartas se pueden encontrar diversos tipos, algunos que son negativos, otros que son positivos, otros que pueden ser peyorativos e incluso se pueden encontrar gesticulaciones completamente desordenadas. Hay un texto, la obra del universo del año 1856 que fue escrita por Rábano Mauro que describe ese sentido positivo y negativo de los gestos más usuales.

Hablemos primero de los positivos más comunes, por ejemplo: el estar de pie era un símbolo de firmeza en la fe, el hecho de caminar era un esfuerzo por llegar a Dios, el estar sentado era un abandono hacia Dios. Algunos gestos negativos son: el estar distendido, el sucumbir ante la pasión, el descenso, una caída, el abandono a Dios.  Y también podíamos encontrar los neutros, que pueden resultar buenos o malos dependiendo claramente de la propia intención que se le aplique. Sin dudas estamos frente a un mecanismo completamente complejo de imágenes y significados, por ello nosotros siempre recomendamos un profundo estudio, análisis, práctica y constancia para poder trabajar correctamente con las cartas del Tarot.

Texto elaborado por Rocio

Si quieres saber más llámame al teléfono 806 430 752 o con tarjeta de crédito al 910 801 281