El Carro

Turno ahora de la carta número siete en los Arcanos Mayores, turno de conocer los principales aspectos de El Carro, una carta que simboliza siempre a la victoria, a la voluntad, a la autoafirmación y al control estricto.

Si repasamos el plano de las acciones vamos a ver a la necesidad de lograr a la victoria como preponderante, hablamos de una realidad que alcance un objetivo, de vencer, de poder tener un verdadero éxito. Esta es una carta que habla de la necesidad de dominar, de poder encontrar un primer lugar que te permita ganar esa competencia en la que te encuentras. Para ello se debe de emplear el segundo concepto, el de la voluntad, hablamos de una realidad que permita que te encuentres realmente decidido a triunfar.

Para ello debes de centrarte en el propósito, de poder superar las tentaciones, es un momento en donde no puedes permitir distracciones, un momento de continuar con el esfuerzo que vienes luchando. Los dos conceptos principales restantes hablan de Autoafirmación y de control estricto. Cuando hablamos de autoafirmación hablamos de poder autoafirmarse, poder concentrarse en si mismo para lograr establecer una identidad clara y definida. Es tiempo de que sepas realmente quién eres, un momento para despertar y poder sentirte seguro de lo que haces y de lo que decides. Es una carta que aclama por la fe en ti mismo.

Control estricto para El Carro es lograr dominar las emociones, es poder eliminar los impulsos para mantener una disciplina que permita contener las malas emociones y poder construir lo que tanto anhelas. Es momento de tomar las riendas del poder y mostrar una verdadera autoridad.

En las lecturas de Tarot el Carro es una carta que aparece cuando se manifiesta o cuando podría manifestarse momentos difíciles, una carta que te recuerda que no puedes perder la entereza. Es una realidad que aclama por el control estricto, una carta que habla de un éxito que nace de una fuerte competencia en donde deberás enfrentarte con tus propios malos pensamientos y sentimientos, se debe de encontrar la calma a partir del control de las emociones. En la Edad Media el Carro simbolizaba el combate, y toda batalla para poder ganarla se debía de transitar a través de la disciplina, del dominio, para ello se debía de expresar la agresividad con un total poder de determinación, ser fuerte e incisivo con las acciones, utilizar las herramientas de forma que se gane la batalla.

Texto elaborado por África Campos

Si quieres saber más llámame al teléfono 806 403 361 o con tarjeta de crédito al 902 502 689